Virolas

El combate del siglo

Muhammad-Ali-se-burla-de-Joe-Frazier-previo-a-su-pelea-que-sería-considerada-“La-pelea-del-Siglo”

Los antagónicos y eternos rivales Mohamed Ali y Joe Frazier protagonizaron en marzo de 1971, en un abarrotado Madison Square Garden, en Nueva York, el que se consideró como el combate del siglo XX. Fueron 15 asaltos más que intensos tras los que, al final, el segundo se impuso al primero por decisión unánime del jurado técnico. A esta sucederían otras memorables veladas con ambos iconos sobre el ring, como ocurriera en Manila, en 1975, en la que dicen fuera, posiblemente, la mejor pelea de la historia, con victoria de Ali, que aseguró que ese día vio la muerte muy de cerca, y luego de la retirada de un mermado Frazier.

En octubre de 1974, el trono de los pesos pesados lo dirimieron en suelo africano, en Zaire, un Ali de 32 años y despojado de la corona por negarse a ir a la Guerra de Vietnam, y George Foreman, de 25. En el octavo asalto, el primero estampó el signo de su enorme contundencia en el rostro del segundo, que besó la lona y ya no se volvió a levantar.

Pero si antes hubo otra pelea legendaria, esa fue la que protagonizaron Joe Louis y el irlandrés Billy Conn, en el Polo Grounds de Nueva York, en 1941. El primero se deshizo del segundo cuando apenas faltaban dos segundos para que la campana anunciara la finalización del combate. El bombardero Louis pasaría a la historia como el campeón que más tiempo conservaría el entorchado: nada menos que 11 años, desde 1937 a 1948.

Ahora se anuncia el combate del siglo XXI, entre el púgil filipino Manny Pacquiao y el estadounidense Floyd Mayweather Jr., por la corona del peso welter, este sábadoen el MGM Grand Garden Arena, en Las Vegas. Ello ocurre cuando el boxeo ya no es lo que era, mitificado como estuvo en su época por el cine negro, y al que el legendario promotor Don King llegó a definir sin desazón como “un catalizador para unir a la gente”. Sin embargo, quienes lo sintieron en sus carnes, como el gigante británico Frank Bruno, que llegó a alzarse con el título de los pesados en 1995, fueron más allá, al catalogarlo simplemente como un negocio con sangre. Un negocio que, a día de hoy, sigue moviendo ingentes cantidades así como incontables pasiones, con millones de dólares de por medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s