Diario

Diario de un prodigio (XXXVII)

  Cuando en aquellos veranos ni barruntábamos los negros nubarrones que sobre nuestro destino se cernírían, acudíamos a aquel restaurante playero, a la vera misma de esa laguna tan salada que aún sobrevive milagrosamente al efecto humano, y nos encaramábamos al escenario para entonar canciones como La mentira. Fue en su origen una bella creación salida… Sigue leyendo Diario de un prodigio (XXXVII)