Archivo

De la reflexión a la conciencia

medios-de-prensa-y-donald-trump-redes

Hay dos acontecimientos ocurridos en los últimos días que nos deberían llevar a la reflexión en cuanto al papel desempeñado por los medios de comunicación en la sociedad actual. Se trata del tratamiento otorgado al candidato republicano en las elecciones de los Estados Unidos, Donald Trump, y a la muerte repentina de la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá. Ello, con independencia de lo que ideológicamente pensemos de ambos personajes y de la distancia que nos separe.

En el primer caso, resulta incuestionable la falta de imparcialidad que ha demostrado la mayoría de los medios informativos, no solo en los Estados Unidos sino también en el extranjero, antes, durante y después de la campaña electoral con el hoy presidente electo. Ni siquiera algunos de aquellos que se presuponían proclives al Partido Republicano echaron toda la carne en el asador, al no considerarlo un producto genuino. Sería el caso de la cadena televisiva Fox.

Conviene ir aclarando, de entrada, que el inmenso conglomerado de canales de televisión, periódicos, revistas o emisoras de radio que existen en ese país se reparten entre apenas media docena de grandes corporaciones, por lo que, controlar la información, tampoco es tarea de titánes. Valga como ejemplo que en muchas ciudades de sus cincuenta estados, los medios de comunicación allí implantados apenas tienen enfrente otros alternativos que contrarresten la opinión que transmiten.

Pero Trump no solo se enfrentó a una prensa hostil en todos esos meses; también a las encuestas. Valga como muestra una de ‘USA Today’ que vaticinaba que, de forma abrumadora, casi el 76% de los consultados prefería a Hillary Clinton en la presidencia, frente a menos de un 8% que apostaba por él. Con ese panorama, el equipo de campaña del magnate tuvo claro que su camino a la Casa Blanca lo emprendían, desde el primer día, sin la prensa ni la demoscopia a su favor. No les quedaba otra, dedujeron, que mostrar su perfil más agresivo ante tales enemigos. Algo así como el mundo contra mí o yo contra el mundo. Otro dato revelador es que en los dos debates televisivos de campaña, celebrados en las cadenas ABC y CNN, el moderador interrumpiera al candidato republicano el doble de veces que a su contrincante demócrata, en un vivo ejemplo de evidente y contrastada ecuanimidad.

Pero si el papel de la prensa en ese caso fue más que cuestionable, no ha pasado desapercibido tras el reciente fallecimiento de una de las figuras políticas más emblemáticas de nuestro país, como fue Rita Barberá. Y no ha faltado quien quisiera matar al mensajero. Lo más sorprendente es que aquellos que han intentado verter un exceso de responsabilidad sobre los medios, en general, sean los mismos que, para mantenerse en el poder y alcanzar un pacto con Ciudadanos, la echaron con cajas destempladas del partido que ella había ayudado a fundar. “Lo hicimos para apartarla de las hienas”, dijo sin ruborizarse ni pestañear un dirigente del PP, alguien que no hace mucho marcaba distancias con la senadora valenciana, como si de una apestada se tratara. Reparé entonces en una frase leída en el pasado, de alguna mente lúcida, sin duda, y que venía a aseverar que hay hombres que siempre tienen la conciencia limpia, fundamentalmente porque no la suelen usar nunca. Algo que predomina tanto en la política de hoy.

[‘La Verdad’ de Murcia. 29-11-2016]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s