Virolas

Reivindicando a Jim Croce

Jim-Croce-610-EX

Muchas veces nos habremos preguntado qué hubiera sido de nosotros si algunas personas no se hubiesen marchado. Y ello, aunque se trate de gentes a las que nunca conociéramos personalmente. Un ejemplo es el cantautor norteamericano Jim Croce, fallecido prematuramente a los 30 años, tras legarnos un elenco de composiciones inolvidables. Croce había nacido en Filadelfia en 1943. En esos años grabó cinco elepés y once singles. Pocos artistas dejan un poso como el suyo en tan corto espacio de tiempo. Como los cuadros de Van Gogh tras su muerte, los discos de Croce comenzaron a subir como la espuma en las listas de éxitos a partir de la tragedia aérea que le costó la vida en 1973. Así, ‘Time in a Bottle’ y ‘Bad, Bad Leroy Brown’ escalaron hasta el número uno en el Billboard Hot 100 en ese mismo año.

Jim Croce formó en sus comienzos varios grupos con los que no alcanzó el resultado esperado. Luego conocería a su esposa, Ingrid Jacobson, por la que se convertiría al judaísmo. Ambos formaron un dúo que recorrería pequeños locales y cafés al estilo de la época. En el 68 emigraron a Nueva York para grabar un disco. No consiguieron el reflejo que buscaban, vendieron casi todo cuanto poseían para pagar lo que adeudaban y se marcharon a Pensilvania donde Jim tuvo que trabajar de camionero e Ingrid de cocinera. Fueron tiempos duros, de afanes y melancolía, en los que él compuso algunas de las canciones más bellas y lúcidas de su repertorio. Oportunos contactos posteriores los devolvieron al mundo de la música, recibiendo ofertas para cantar y grabar. Iniciada la década de los 70, el dúo retomó el oficio con renovada ilusión y ganas.

En septiembre de 1973, Jim Croce cogió un avión después de un concierto en Lousiana. Se cuenta que al piloto le dio un infarto y, en la maniobra de despegue, que siempre dicen que es la más peligrosa, el aparato se salió de la pista, estrellándose contra un árbol. Fallecieron todos sus ocupantes. Al día siguiente, salió a la venta su disco  ‘I got a name. Lo haría, dramáticamente, a título póstumo. Escuchad hoy a Jim Croce y lo agradeceréis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s