Virolas

Muerte en vida

La siempre mesurada columna periodística de Rosa Montero me condujo a buscar un texto psicológico que cita, en el que se habla del dolor de las despedidas. Me llego hasta él y leo cosas como ésta: “No hay nada que nos pertenezca, más allá de la responsabilidad de ser sus depositarios durante un tiempo. Todo pasa a través nuestro, pero sin posesión. Sin embargo, creemos lo contrario. Al ponerle corazón sellamos afectivamente todo con lo que nos relacionamos. Lo confundimos como nuestro y luego lo sufrimos dolorosamente al perderlo.”

Tal aseveración no sólo sería válida para cuando se nos marcha un ser querido, de forma y manera definitiva. Hay procesos en la vida en los que aplicar estas palabras se hace a veces tan o más duro que cuando existe una muerte de por medio. Una ruptura sentimental, pongamos por caso. Conseguir entender cómo se puede apagar una llama que, apenas meses antes, aún refulgía. O cómo se pasa del calor al frío sin estación intermedia. O del blanco al negro, sin los pertinentes tonos grisáceos.

Y como sigo leyendo el texto aludido, no me causa extrañeza darme de bruces con esto: “Por eso, algunas tradiciones espirituales contemplan el deseo de haber llegado a morir antes de que llegue la muerte.”  Seguro que todos conocemos ejemplos más que palmarios de gentes que arrojaron la toalla ante los reiterados reveses. Y es que superar el dolor por la desaparición de un ser querido puede llegar a ser tarea imposible. Mas lograr sortear el escalón por la pérdida de alguien a quien cualquier tarde de cualquier día te puedas tropezar a la vuelta de la esquina más insospechada, se me antoja tanto o más arduo. No sé si hablamos de lo mismo pero, para muchos, ese pudiera ser un atisbo de lo que otros llamarían una especie de muerte en vida.

Anuncios

Un comentario sobre “Muerte en vida

  1. “La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.” François Mauriac
    Sí se de lo que hablas Manuel y como duele ese dolor!!!!
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s