Virolas

Una dosis de indignación

Ha sido a través de un librito de apenas 30 páginas, que se vende a tan solo 3 euros en las librerías, por el que un nonagenario francés se ha convertido, quizá incluso sin proponérselo, en el Pepito Grillo del país vecino y en el gran éxito de ventas de esta pasada Navidad, por encima del último Premio Goncourt, La Carte et le Territoire, de Michel Houellebecq.

Stéphane Hessel tiene 93 años y es un superviviente. Miembro de la Resistencia frente a los nazis, fue detenido y encarcelado en el campo de concentración de Buchenwald. Indignez-vous! es el título de su obra, editada con la modesta tirada inicial de 8.000 ejemplares pero que, a día de hoy, lleva ya vendidos más de 600.000. ¿Y qué dice Hessel en su demandado texto?

La indignación es la base esencial de todo. Fue el motor, asegura, por el que muchos hombres y mujeres se jugaron la vida frente a las tropas hitlerianas. La indignación, entonces, fue fundamental. Y ese sentimiento, trasladado al presente, le lleva a cuestionarse sobre las circunstancias que rodean a la gente, aquella que no entiende lo que está ocurriendo como consecuencia de una crisis universal. El sistema falla, pero el ciudadano no sabe muy bien qué hacer. Reclama la participación civil en la vida pública porque entiende que, en momentos como éstos, es cuando hay que dar un paso al frente. Nada de indolencia e indiferencia, proclama a los más jóvenes. Y advierte de que hay otras vías, otras redes, para participar en ese proyecto colectivo, y no solo a través del tamiz de los partidos políticos, como exclusivos garantes de la sociedad. Para Hessel, los mercados y sus exigencias leoninas han sido los culpables de lo que hoy padecemos, por lo que las diferencias se han agrandado de forma vertiginosa entre ricos y pobres.

En esta sociedad que margina a los mayores por el simple hecho de serlo, Stéphane Hessel no predica imposibles. Habla de realidades y de esperanza. Quizá porque los años dan ese valioso poso de madurez a las personas reflexivas que, como él, quizá sean radicales pero no utópicas.

Anuncios

3 comentarios sobre “Una dosis de indignación

  1. Un libro de 32 páginas, Don Manuel. Por aquí, en Francia, lo han calificado ya como el “twitter” de los libros. La única manera, dicen, de iniciar a los jóvenes en la lectura. Simple y directo. Esa parece ser la fórmula del éxito en la “nueva sociedad de la información” .
    Un abrazo

  2. Estimado Manuel

    Me llamo Marcos Ley y soy un joven escritor de Barcelona.
    Lo primero que quiero decirle es que soy un fiel seguidor de su trabajo.
    Me encanta su forma de comunicar. Le sigo. Lo siguiente viene enlazado, le explico.
    Tengo un Blog en el que escribo un poco de todo, pero sobretodo, y, últimamente,
    escribo Nanorrelatos ( historias ultra-breves de 10 palabras )
    Pongo cada día todo mi empeñó y mi ilusión, con el objetivo de
    escribir cada día mejor. Mi deseo es muy sencillo, ser leído. Nada
    más. ¿Por qué le cuento todo esto? Pues, sin más dilaciones, y
    espero que sin demasiada osadía, lo que le quiero decirle es que me
    encantaría, si puede, y por supuesto, si quiere, es que le echase un
    vistazo a mis Nanorrelatos ¿Por qué? Porque considero y confío en
    su criterio y seguro que de él puedo aprender mucho. Para mí sería
    un privilegio. Paradójicamente no he sido muy breve, pero eso es
    todo.

    Por último quiero agradecerle su tiempo y atención. Muchas gracias.

    Un cordial saludo

    Dirección de mi blog:
    http://marcosleyjimbo.blogspot.com
    marcosley@hotmail.com

    Marcos Ley González.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s