Virolas

No va más

Al psiquiatra y escritor argentino Jorge Bucay le preguntan en un programa de televisión cuándo una pareja se da cuenta de que todo se acabó. Bucay, que presume de haber ejercido toda suerte de oficios en esta vida, responde con un cuento. Una princesa que aspiraba a encontrar esposo propuso que los candidatos se apostaran a los muros de palacio y permanecieran allí por espacio de 365 días. Quien perdurara, obtendría su mano. Comenzaron un primero de enero los miles de aspirantes que acudieron a la convocatoria. Pasaban los primeros meses y los candidatos se redujeron a la mitad por causa de los fríos intensos. Transcurrieron los siguientes y éstos eran la mitad de esa mitad resultante a causa de la falta de alimentos. Así, hasta llegar a diciembre. El último día del año, tan sólo quedaba un joven junto al muro palaciego. La princesa lo observó desde lo alto. Sin duda era aquel en quien había puesto sus ojos cuando, disfrazada de campesina, se dejó caer por entre la treintena de aspirantes que, a falta de un mes, aún quedaban en el lugar. Ese día les dio comida y agua, ocultando siempre su identidad verdadera. La princesa, orgullosa y satisfecha, dijo al rey: “Papá, ese será mi marido. El que me dará un heredero. Estoy muy feliz”.

Sin embargo, en la noche del 31 de diciembre, el solitario aspirante desapareció sorpresivamente. Abandonó el puesto que había ocupado durante 365 días y 364 noches y se marchó rumbo a su casa. Allí habló con su madre. Ésta le inquirió: “Pero hijo, ¿cómo has aguantado todo este tiempo para abandonar ahora?”. El chico le dio su explicación: “Mira, madre. Cuando supe que ella había estado allí abajo, disfrazada, y que ya entonces me había elegido a mí, me di cuenta de que no era la mujer de mi vida. Porque quien no es capaz de restar un solo instante de amargura a quien ama, no merece ser amado”. Ahí, explica Bucay, reside la indicación del no va más en la relación de pareja. Un ejemplo tan edificante como hermoso.

Anuncios

Un comentario sobre “No va más

  1. yo soy gallega y además, gallego parlante el 90% de mi tiempo, pero me parece patético lo que están haciendo en el senado. Por muchas causas, 1º porque está el país como para gastos superfluos,2º porque si de algo me siento orgullosa es de ser bilingüe y poder expresarme en las 2 lenguas con igual facilidad,y no tengo ningún inconveniente en hablar en castellano con alguien que no entiende mi lengua madre(y digo no entiende, porque hay quien no habla gallego y o entiende perfectamente).Y por último,para no liarme más, deberíamos de empezar por ser profetas en nuestra tierra y no querer que nos entiendan en Madrid si no nos entendemos entre nosotros (por desgracia,y me refiero a Galicia, me atrevo a decir sin riesgo a equivocarme, que más del 50% de mis “paisanos”no han hablado gallego en su vida y eso, si que es un triste problema). Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s