Virolas

Sabino, últimas palabras

sabino fernadez campo

Grosso modo, Sabino Fernández Campo fue un militar ilustrado, que hizo la guerra en el bando nacional, que luego ocupó cargos de responsabilidad en el régimen de Franco, para finalmente abrazar la democracia desde sus concepciones monárquicas. Permaneció fiel al Rey hasta que fue desalojado de Zarzuela en una turbia maniobra de la que, quizás, perdonó sin olvidar.

En todos estos años, Sabino ha hablado lo más claro que su concepción de la lealtad le ha permitido. Lo ha hecho, posiblemente, herido como estaba en su ser interno, y porque entendía que ese sentido de ser leal no implicaba nunca servilismo. Fue sincero a la vez que supo guardar lo que, según él, no debía saberse. Cuánto hubieran dado los editores por unas memorias suyas nada desmemoriadas.

Acabo de leer las que pudieron ser sus últimas declaraciones públicas. Las hizo a una revista de su tierra, Asturias, y hay que repasarlas con detenimiento para deducir que, a los 90 años superados, se pueden decir las cosas con elegancia sin abrir demasiadas brechas.

Una biografía sobre él, publicada en 1995, alertaba de que Fernández Campo tenía que dejar la Casa Real porque se había convertido en una especie de caja negra. De ser así, él supo llevarlo con resignación, no sin dejar caer que, al final, Dios hace justicia con los que se amparan en la arbitrariedad.

Anuncios

Un comentario sobre “Sabino, últimas palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s