Virolas

Del Falcon al ‘low cost’

Publicidad de Ryanair

Vaya por delante que defiendo que el jefe del Gobierno de un país lo es mientras asiste a una cumbre política como también lo sigue siendo, por ejemplo, cuando contempla en un cine la proyección de un estreno (caso de que así lo haga). Es por ello por lo que no entiendo muy bien la que se ha liado con la utilización por parte del máximo mandatario político de mi país de determinado avión para trasladarse a un mitin sevillano. Creo que la cosa ha cobrado mucha más celebridad que lo ocurrido con el presidente de los EE UU, quien no dudó en trasladarse a Nueva York con su esposa para celebrar, en la intimidad que le permite su cargo, una velada especial, luego de la promesa que le hiciera en campaña de que, cuando pasara la vorágine electoral, la llevaría a cenar y al teatro en Broadway.

La utilización de un Falcon de las Fuerzas Aéreas para los desplazamientos del presidente del Gobierno español en campaña electoral ha generado una cascada de críticas, apelando al buen uso que de los medios que el Estado pone en manos de sus gobernantes se ha de hacer. Muchos se rasgan las vestiduras cuando, yo he sido testigo, otros mandatarios de este país han utilizado similares medios de transporte para actos parecidos. Y es que, aun dudando de que eso no se hubiera hecho antes por los antecesores, ¿es diferente que se utilicen los exclusivos vehículos terrestres gubernamentales para casos similares al que nos ocupa? ¿O es que acaso el presidente ha de cambiar todo el aparato que le rodea, bien se trate de un acto oficial o de partido al que se traslade? No lo creo. Es tan rechazable llegar a esto como poner en cuestión la seguridad que se dispensa a alguien a quien una banda de asesinos puso en su punto de mira, estando a las puertas de impedir que llegase a presidir el gobierno. ¿Es que estamos todos perdiendo la cabeza? ¿Es que la protección de los responsables públicos no ha de estar por encima de las diatribas partidistas?

Episodio añadido lo protagonizan los viajes en avión de bajo coste, a costa de los cuales la Reina se ha visto inmersa en una polémica nada agradable. Creo que numerosos ciudadanos de este país (quizá hasta algún republicano) hubieran entendido que la esposa del Rey se trasladase de Santander a Londres para ver a su hermano, convaleciente de una grave operación, en un aparato de los que habitualmente dispone la Casa Real. Pero lo hizo en un vuelo de low cost y de aquellos polvos vienen estos lodos. Vuela como un monarca, rezaba el torpe eslogan publicitario de la aviesa compañía, siempre tan al tanto de lo que se cuece en el globo terráqueo. La Casa Real está molesta. Normal. Y Ryanair retira la publicidad y a otra cosa, que el mal ya está hecho y los dividendos en la difusión de la tropelía a buen recaudo.

Anuncios

Un comentario sobre “Del Falcon al ‘low cost’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s