Virolas

Almodóvar frente a algunos críticos

pedro_almodovar

Me da el pálpito de que Pedro Almodóvar no acepta de muy buen grado las críticas a sus películas. Me refiero, por lógica, a las críticas que resulten negativas para su cine. En su blog, el director manchego acaba de cargar contra los periodistas de El País –antes en El Mundo–, el tándem Boyero & Hermoso, por permitirse ambos disentir de la adoración y frenesí atontecedor de todo cuanto salga de la factoría almodovariana de El Deseo.

Si uno no supiera de Carlos Boyero es uno de los críticos cinematográficos más reputados de este país y que sus columnas con seguidas con fruición por cuantos amamos el buen cine, podría cuestionarse que nos encontráramos ante una especie de cruzada contra el director de cine español con mayor proyección internacional en estos momentos. De periodismo basura es calificado lo suyo por el cineasta criticado.

Sobre Borja Hermoso, al que Almodóvar se permite la licencia de tildar de macarra, su trayectoria profesional queda para los anales de la prensa especializada. A éste lo pone a caer de un burro, aun reconociendo que lo ha leído lo imprescindible. Hace falta valor. Habla de acoso y derribo desde hace 30 años –caso de Boyero– y quizá por eso llamó por teléfono al director del periódico en el que escriben sus detractores, imagino que para pedirle árnica. Por contraste, Almodóvar expone las críticas del Festival de Cannes recogidas en El Mundo y ABC, que parece que sí le gustaron, y evoca al desaparecido Ángel Fernández Santos, recordado y añorado, dice Pedro, con el que no hay color, antecesor de los dos insurrectos. En su amplio artículo del blog, Almodóvar refiere episodios ocurridos en el año 2004 con su La mala educación, y contrapone lo expresado entonces por los unos y por el otro, al que consideraba imprescindible. A ello añade una suerte de críticas de adhesión inquebrantable de algunos medios franceses o norteamericanos.

Almodóvar se cuestiona al final del texto si el diario El País no tiene a nadie mejor que mandar a Cannes para cubrir su afamado festival, el más importante del mundo, dice. Es la crónica más desagradable que reconoce haber escrito en su vida sobre unos hechos que, añade premonitoriamente, ya había previsto que iban a ocurrir así. Lo hace alguien que asevera sentirse más valorado en Francia que en España, un país este último del que dijo una vez que se exiliaría ya que su gobierno democrático estuvo a punto de dar un golpe de Estado en 2004, un dato fácilmente contrastable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s