Virolas

Los ‘machitos’ nacionales

grabar-movil

Discrepo de quien sostenga que los índices de delincuencia han podido subir en nuestro país por la llegada masiva de inmigrantes. Relacionar sistemáticamente inmigración con delincuencia es un argumento del todo refutable. Hablo por mí, pues la única vez que me han atracado, tras sacar dinero de un cajero, los dos asaltantes tenían un acento que les delataba como naturales del terruño. Del mío, digo. Me amenazaron con una navaja, en presencia de mi hijo pequeño, y les entregué, sin resistencia alguna, lo que la máquina expendedora de billetes me había dado sólo minutos antes. Luego, me fui a comisaría a interponer la denuncia, con pocas esperanzas de ver a sendos chorizos purgando sus fechorías, todo sea dicho.

Hoy me he desayunado con una noticia que mezcla, sobre todo, la delincuencia con el mal uso de las nuevas tecnologías, además de otras cosas, como la desvergüenza y la sinvergonzonería, si se quiere.

En Tarragona, un joven violó a una chica mientas otro, impasible, grababa la bárbara agresión con la cámara de su teléfono móvil. Tremendo. A buen seguro que el hipotético destino del vídeo pudiera ser cualquier portal de Internet con el exhibicionismo por bandera. O, simplemente, para guardar la delictiva grabación como trofeo para estos machitos de nuevo cuño.

A un juez de menores, sabio él, le oí decir el otro día que los jóvenes actuales –si bien es cierto que toda generalidad resulta odiosa– son más machistas que los de anteriores generaciones. Y que a ellas, a las chicas, les mola más el chaval pendenciero que el simple guaperas. Y será verdad.

La policía tarraconense detuvo de madrugada a los dos muchachos que abusaban de la chica en la zona de bares del puerto deportivo de la ciudad; al uno, como autor material de la violación y al otro, como cómplice de su compinche. La intervención de un tercero que pasaba por el lugar y que hizo lo que hace un ser de bien, avisar, evitó que los dos, ahora apresados, se fueran de rositas. Y no son inmigrantes. La identidad facilitada por la policía nos desvela que se trata de dos ciudadanos españoles de 20 años de edad. Muy machitos, muy salvajes. Vaya parto el de sus pobres madres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s