Virolas

Calles del viejo París

20032009016

 

 Las calles del viejo París / Solera

 

Suelo seguir el devenir parisino a través del blog de mi paisano Juan Pedro Quiñonero. En él, JPQ derrocha pasión en pinceladas finas adornadas con unas muy oportunas fotografías. He estado unos días en la capital francesa, como ya quedó dicho. No había vuelto desde mediados de la década de los 90, cuando me hospedaron en el hotel George V como también referí una vez aquí. No he notado muchos cambios en todo el tiempo transcurrido. A lo que se ve, París es una ciudad que se adapta al nuevo siglo con suma naturalidad. Como suelen hacer las cosas los franceses. Patear sus céntricas calles me evocó mi primer viaje, allá por el año 1981, cuando una estudiante mexicana me hizo los oficios de cicerone.

Observé que allí sí se manifiestan en las calles ante lo que Le Monde tildaba en su principal titular de portada como recesión. El conductor peruano del minibús me puso al corriente. Aquí la crisis se nota menos, me dijo; y es que la construcción no ha caído tanto como en España. Yo le puse al tanto de la suerte que corrían muchos inmigrantes como él en mi país, ya con el billete de vuelta a su origen tras ser engullidos por el paro.

Pasé por la puerta de la vivienda donde murió Voltaire el día de San Fernando de 1778. Fue el mismo filósofo que nos recordó ya en aquel entonces que buscábamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una. À tout à l´heure!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s