Virolas

Habitando con la muerte

Hace unos años, un espeluznante reportaje elaborado por tres periodistas de la cadena británica Channel 4, sacó a la luz el horror que habita en muchos de los 40.000 orfanatos que se calculaba entonces había en la República Popular China. En 1995 y haciéndose pasar por trabajadores sociales, los informadores pudieron entrar de lleno en lo que luego calificarían como las habitaciones de la muerte. En aquel impagable trabajo, que permitió activar conciencias al respecto, conocimos hasta dónde puede llegar la miseria humana para con los más débiles, los niños. Criaturas adocenadas en cunas, envueltas con ropajes impregnados de orines y excrementos, junto otras atadas con cuerdas a sillas en las que sólo podían balancearse, hasta desembocar otras en las resoluciones sumarias, esto es, acabar con la vida del menor cuando los alimentos o la atención médica son más bien escasos.

La política de un solo hijo por pareja impuesta en aquel inmenso país, genera episodios dantescos que deparan el aborto por imposición del segundo hijo, cuando no una inyección letal que se inocula al bebé recién nacido.

Las autoridades chinas siempre negaron estos extremos. No sólo ante la evidencia de las imágenes que en aquel valioso documento se mostraban al mundo, sino también frente a las reiteradas denuncias de las organizaciones de derechos humanos. Por eso, cuando a comienzos de 1996 se anunció la emisión del reportaje referido, la diplomacia china buscó denodadamente que el mismo no llegara finalmente a las pantallas de los televisores de Gran Bretaña. Aquello avivó conciencias y por eso se desató una correa de reacciones de gentes solidarias que desde España acudieron a salvar vidas. Anoche recordé el caso de una familia andaluza que se trajo una niña de China que además era albina, por lo que en ese país corría con todo el riesgo de ser considerada como disminuida. La cría, a la que descubrieron por una revista, llevaba en su faz el marchamo de la muerte y en el cuerpo un considerable retraso en su desarrollo por haber permanecido atada durante bastante tiempo. Ahora por suerte sabemos que de aquel horror repulsivo la rescató un día inesperado el corazón de unos padres adoptivos que hoy se desviven por ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s