Virolas

En torno a la seducción


Leyendo a Sören Kierkegaard: “Sólo quien desciende a los infiernos salva a la persona amada”. Lo dijo este danés sumamente contradictorio; tanto como licencioso y jorobado. El mismo que concibió que sin Dios el hombre nunca gozaría de existencia plena. El que vaticinara un mundo en el que muchos se llamarían cristianos, aun sin serlo. El que dejara plantada a la casi novicia Regina Olson. Y el que se cuestionó que si realmente el período de noviazgo era el más bello de todos, ¿por qué se casaban los hombres? El que entendió que la melancolía le invalidaba para dar el paso. El que escribió el Diario de un seductor. La angustia, que era para él lo que definió como el vértigo de la libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s