Archivo

A propósito de ‘Il divo’

il-divo2

Se estrena en nuestro país Il Divo, una película sobre el político por antonomasia en la Italia del siglo XX: Giulio Andreotti. Estoy deseando ver el trabajo de Paolo Sorrentino, que la dirige, así como de Toni Servillo, que da vida al protagonista; más todavía si cabe tras leer la crítica de Carlos Boyero. En ella cita a la Fallaci, quien una vez dijo de Andreotti que “el verdadero poder no necesita arrogancia, ni una poblada barba ni una voz aterradora. El verdadero poder te estrangula con lazos de seda, con encanto e inteligencia”. Hace algún tiempo escribí lo que abajo reproduzco sobre el personaje en cuestión. Ha llovido algo desde entonces. Se admiten discrepancias.

ANDREOTTI, ESE HUÉSPED PERMANENTE

Fue él y no otro el que una vez dijo algo así como que no es el ejercicio del poder lo que más desgasta, sino el no tenerlo y, por lo tanto, no disponer de la capacidad de ejercerlo. Frase sabia y lapidaria la de este octogenario senador vitalicio italiano, presente en cuantos avatares tuvo su país desde la Segunda Guerra Mundial. Fue jefe del Gobierno varias veces y ministro, ni se sabe (de Interior, Finanzas, Defensa, Industria, Comercio…). Permaneció junto al malogrado Aldo Moro en sus primeros días y tuvo aguante entre 1976 y 1979, desde sus arraigadas convicciones democristianas, para apoyarse hasta en el mítico PCI y guardar así un equilibrio necesario para mantenerse en el poder, lo que siempre constituyó su desenfrenada pasión. Abandonó entonces, regresando una década después para encabezar un Ejecutivo de lo que se dio en llamar el Pentapartido, aquel elenco de formaciones que gobernó la Italia de los años 1980 hasta 1992. La debacle vendría a continuación, cuando todo un sistema político, el tablero en el que los italianos dirimían su partida desde que derrocaron al Duce Mussolini, saltó por los aires hecho añicos. A Giulio Andreotti le costó la cabeza y casi la cárcel y tuvo que pasar por el tamiz de la Justicia por supuestas veleidades corruptivas rayanas en lo mafioso. Sabido es que los magistrados, apiadados quizá de la senectud de tan venerable y provecto padre de la patria, lo absolverían a posteriori.

Todavía con 87 años pudo presidir el Senado a instancias del centro-derecha que lo apoyaba para el cargo; sin embargo, esta vez, Andreotti se quedó en puertas. Fue cuando en el diario El PaísLluís Bassets lo retrató en un ácido artículo, Pobre y viejo Belcebú, escribiendo aquello de que “este viejecito, encorvado y miope, que acude a misa cada mañana y podría mantener una conversación en latín con el Santo Padre, tiene decididamente mala suerte”.

En un giro inesperado y casi copernicano, él y otros vitalicios como él, optaron por apoyar la frágil mayoría de Romano Prodi, surgida de la refriega electoral de 2006, por lo que las huestes berlusconianas se la guardarían de por vida.

He vuelto a ver por televisión su gibosa figura interviniendo en el pleno de la Cámara Alta, durante el debate de la votación de confianza a Prodi. Si primero dijo que esta vez, de nuevo, lo apoyaría como hizo hace un año, luego se ausentó porque, entre otras cosas, entiende que la reglamentación de las uniones entre personas de un mismo sexo no es el tipo de reformas que el país y los jóvenes necesitan. Ni siquiera se abstuvo, lo que se hubiera interpretado casi como una negativa, por lo que no es de extrañar que el centro-derecha recargue contra su persona.

Así es Giulio Andreotti, este romano nacido en 1919, huésped permanente del parlamento de su país desde hace más de 60 años, animal político ante todo, aunque periodista de profesión. Sin duda, una de las cabezas y de las plumas que mejor pudiera relatarnos la crónica apasionada, y a veces también desconcertante, de la Europa contemporánea en la que nos hallamos inmersos, entrado ya el siglo XXI. Un hombre para el que el poder siempre fue pura adicción y que llegó a decir, sin jactancia en cierta ocasión, que gobernar no sólo consiste en resolver los problemas, sino en hacer callar a quienes te los plantean.

[El blog de Manuel Segura. 1-3-2007]

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s