Archivo

Derechos Humanos: 60 años de fracaso

derechos-humanos

 

En Cuba, Armando Valladares permaneció la friolera de 22 años en las mazmorras del castrismo por disentir de la línea oficial revolucionaria. Las autoridades de la isla ya se ocuparían de echar detritus sobre el personaje y argumentarían que se le detuvo en 1960 por pertenecer a una célula terrorista que sembraba de cartas explosivas La Habana. Lo apresaron un día encañonándolo con una metralleta en presencia de su madre y su hermana. Tenía sólo 23 años, había sido universitario y trabajaba como funcionario de correos. No transigía con los vientos comunistas que se cernían sobre su país y lo decía abiertamente. Tampoco entendía a los que aseguraban que no les importaba eso y respaldaban entusiasmados la conversión de Fidel Castro. En su libro Contra toda esperanza retrata con toda su crudeza el horror de las cárceles castristas. En Prisionero de Castro refleja su decepción con aquellos a los que se les llena la boca hablando de derechos humanos y hacen la vista gorda según de quien se trate.
Amnistía Internacional (AI) acaba de denunciar la violación de muchos de los artículos recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Lo hace sesenta años después de su aprobación en 1948 por Naciones Unidas (ONU). Estiman que alguien debe una disculpa, quizá a la Humanidad entera, por no haber atendido la promesa de justicia e igualdad recogida en el mencionado manifiesto. En la presentación del informe anual de AI sobre el estado de los derechos humanos en el mundo, se asegura que en 81 países todavía se infligen torturas o malos tratos, que en 54 se celebran juicios sin las garantías debidas y que en 77 no se permite hablar con libertad.
Y en ese mismo informe se destaca la complicidad de Europa con los Estados Unidos en el traslado de personas a países extranjeros al margen del Estado de derecho, así como en desapariciones forzadas y en la tortura y otros malos tratos infligidos a las víctimas de esas entregas y detenciones secretas. Se habla de la reclusión indefinida de extranjeros en la base naval estadounidense de Guantánamo, en Cuba; de las condenas de prisión a soldados que se negaron a prestar servicio en Irak o del uso de pistolas de electrochoque en las cárceles estadounidenses. Junto a todo esto, se denuncia que la discriminación, el racismo y las medidas represivas contra los inmigrantes clandestinos siguen presentes en la, subrayan con eufemismo, próspera y avanzada Europa.
En otros puntos del planeta las cosas no están mejor. Así, las autoridades de la Federación Rusa se muestran cada vez más intolerantes frente a la disidencia y las críticas. En Oriente Próximo y el norte de África se evidencia un notable retraso en el desarrollo de marcos jurídicos y sistemas de aplicación efectivos para la promoción y protección de los derechos humanos. Se reconoce que el establecimiento de un Estado judío –el de Israel– en medio de un mundo musulmán árabe tuvo un efecto de cataclismo, lo que provocó de hecho un continuo estado de guerra.
El deterioro de la situación de los derechos humanos en la tristemente de actualidad Birmania –ahora Myanmar– llegó a su punto máximo con la aplastante represión de las primeras revueltas lideradas por monjes budistas en septiembre de 2007.
Resumidamente, Amnistía Internacional entona su particular mea culpa. 60 años de Declaración Universal de los Derechos Humanos que no han servido para mucho. Más bien diríamos, siendo generosos, para casi nada.

 

 [webSegura 2.0 / 28-05-2008]

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s