Virolas

Entre Gomorra y el ‘Sistema’

gomorra

¡Malditos bastardos, todavía estoy vivo!, es el grito que, con desgarro, cierra el libro del napolitano Roberto Saviano sobre los intestinos de la Camorra. Cuenta este escritor proscrito por quienes denuncia que, desde 1980, esa especie de organización ha asesinado a más personas que el IRA, ETA, las Brigadas Rojas y la Cosa Nostra siciliana juntas. De ese elaborado trabajo de investigación, que le ha valido a su autor ser señalado por el Sistema –verdadero nombre que en Nápoles se da a esa suerte de delincuencia organizada–, ha brotado la película Gomorra que ha rodado el cineasta romano Matteo Garrone. No podría decirse que el guión sea escrupulosamente fiel al texto original; sería más bien la excusa para envolver al espectador en la vida del barrio de Secondigliano, que es algo así como otro mundo al que no accede prácticamente nadie: ni los carabinieri. En la Scampia, otra barriada controlada por el Sistema, vivimos el submundo de la droga y cómo se recluta a menores para su distribución. El negocio del textil en Tersigno, con economía sumergida para cortar la última moda que llega a las boutiques. En Casertano y la Campania alguien se encarga de que se entierren e incineren residuos tóxicos con bajo coste económico en su apartado medioambiental para las grandes empresas. Y luego están los dos jovenzuelos de Casal del Príncipe, tan ilusos ellos que osan desafiar al Sistema. Y así acaban.

Vimos Gomorra este puente y no logramos descifrar si es una obra de arte, un docudrama o una pública denuncia a gritos del mal que nos invade y que muchos no quieren ver. Su camino hacia los Oscar se inició hace pocos días en Copenhague obteniendo hasta cinco premios en el Festival del Cine Europeo.

A Lot lo salvaron de ser aplastado por la turba en Sodoma los dos ángeles a los que dio alojamiento en su casa. Los mismos que con un potente rayo de luz provocaron la ceguera entre los alborotadores que buscaban el linchamiento. En los casos de Saviano, sobre todo, y Garrone, aún no sabemos si contarán con tan angelical complicidad para salvar sus pellejos tras sacar a la luz lo que han sacado. Y, a lo que presumo, buena falta les va a hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s