Diario

Diario de un prodigio (XLI)

18homefront_xlarge1

 

Hace algo menos de una década me dirigí a una empresa constructora para comprarme una casa. En aquel entonces me pidieron 19 millones de pesetas por un tercer piso que apuntaba muy buenas maneras. Se trataba de un edificio de los que llaman residencial, que se hallaba en construcción, en una barriada que prosperaba de cara al futuro urbanístico de la ciudad, con muy buenas calidades en los materiales e, incluso, me detallaba reiteradamente la vendedora, con bañera de hidromasaje, algo que debía ser de lo más en aquella época. Al final no compré aquella vivienda por una cuestión de tiempos: la finalización de la obra no se ajustaba a mis necesidades, que eran perentorias, pues necesitaba meterme con mi familia, disgregada circunstancialmente en sendos domicilios paternos, bajo un techo común.

Casi una década después, he vuelto por la misma constructora para que me informaran de lo que me podían ofertar. La empleada, tan solícita ella, me ha enseñado casi auténticas mansiones en zonas residenciales de las afueras de la ciudad. Todo muy confortable, en apariencia, con parcela que incluye jardín y piscina. Cuando he visto el precio se me han quitado las ganas hasta de soñar. Así, por encima, el presupuesto superaba los 500.000 euros, una cifra que, traducida en pesetas de las de antes, -que son con las que yo, mentalmente, me sigo entendiendo- no logro ni imaginar. Poco menos que le pedí que bajara al suelo desde su celestial oferta, con lo que me habló de un edificio con pisos de 2, 3 y 4 dormitorios. Los precios de los que a mí me pudieran interesar iban desde los 47 a los 57 millones de las pesetas de antes. Es ahí donde he podido comprobar, en mis propias carnes, lo que ha subido la vida y más aún eso que se dio en llamar la burbuja inmobiliaria, a punto como está de estallar, si es que no lo ha hecho ya llevándose por delante no sé cuántas vidas y haciendas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s