Virolas

El dolor del final

Hay una impresionante escena en la película Volver a empezar, con la que José Luis Garci consiguió el Oscar en 1982, en la que Antonio Ferrandis confiesa a su amigo José Bódalo que le queda poca vida. El duelo entre estos dos actorazos del cine español es memorable, con el Canon de Pachelbel de fondo y a modo de banda sonora. En la cinta, el actor valenciano encarna a Antonio Miguel Albajara, un afamado profesor de la Universidad californiana de Berkeley que se exilió en los Estados Unidos y que vuelve a su Gijón natal para reencontrarse consigo mismo en las postrimerías de su existencia. Por su parte, Bódalo daba vida a Roxu, un médico prestigioso, viudo y con una hija en algún lugar del planeta, que ejerce en la ciudad asturiana y que ahora está feliz de compartir un coñac con su antiguo camarada. Pues bien, cada vez que contemplo esa escena no puedo evitar que alguna lágrima me brote, especialmente cuando el profesor pregunta al amigo, tras enseñarle unos análisis, si el final sería muy doloroso ante lo inexorable de un pronóstico.

Cuento esto porque si la muerte ya de por sí encarna dolor, el mismo lo acrecienta que el paciente en trance sufra más de lo estrictamente debido. La pregunta que se tercia sería dónde está el límite y cuándo desconectamos a alguien de los medios artificiales que lo mantienen con vida en la cama de un hospital.

He vuelto sobre esto durante el fin de semana cuando un buen amigo de la infancia me confesaba la dura despedida de un ser querido. Él, que siempre fue un hombre tan cabal, me decía, y que en los últimos días casi pierde la cabeza por las drogas que le metieron en el cuerpo.

No sé hasta dónde llega la licitud de unos métodos que, quiero imaginar, los facultativos aplican con la rectitud de su ética profesional. Quiero pensar que cuando se mantiene a alguien para que no se marche de este mundo a otro lugar es porque existe un hálito de vida y, por tanto, de esperanza en recuperarlo. Entretanto me pregunto, como Ferrandis a Bódalo en Volver a empezar: ¿será muy duro el final?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s