Diario

Diario de un prodigio (XVI)

 

Moonlighting

Cuando hace años veía aquella serie televisiva y oía su atrayente sintonía, Moonlighting, interpretada por Al Jarreau, soñaba con Cybill Shepherd por las noches.

Aquí estoy, en esta tarde de domingo, mientras espero los resultados electorales de la jornada del 9-M y el fútbol me trae una de cal y otra de arena, con mi Athletic, que afortunadamente ha ganado 2 a 0, en tanto en el Murcia Javi Clemente ha debutado con abultada derrota por tres a cero en la Nueva Condomina. Mal empezamos.

Hace unos minutos no era yo el que ocupaba este sillón y marcaba en este teclado y miraba esta pantalla como lo hago ahora. Aún percibo su perfume en el ambiente, a pesar de que se marchó hace ya un rato.

Y escucho la canción de Luz de luna, aquella serie en la que Bruce Willis y ella jugaban al ratón y al gato. Hemos hecho planes para los días que vienen y ojalá que también para los años que queden. Porque no tengo ganas de jugar como lo hacían los protagonistas de aquella serie sobre una agencia de detectives, que triunfó hace más de veinte años en nuestras pantallas. Willis, que todavía se peinaba, pasó una prueba entre tres mil actores para interpretar al co-protagonista de Luz de luna. Sólo espero no sufrir tanto como él para alcanzar lo que más deseo. Y es que, cómo pinta el deseo los colores del iris en las nieblas de la vida, que exclamó Tagore.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s