Virolas

Mi ‘prima’ Maribel

 

Como si nos pareciera que de siempre estuvo ahí, en la pantalla, perenne, impertérrita, incólume, Maribel Verdú sólo tiene 37 años de existencia. El Goya del otro día vino a colmar una carrera prodigiosa que le llevó a media decena de nominaciones pero que no terminaba por cuajar. La otra noche, sí. Aunque para los actores da la impresión de que siempre la última de sus películas es el cenit, estoy seguro de que ella tiene otras aun mejores. La descubrimos siendo niña en la televisión, pero ha sido el cine el que la ha consagrado desde que a los 15 años fuera consciente de cuál era su auténtica vocación.

Es esta Maribel una chica normal, guapa y atractiva, a la que por no subírsele el pavo ni siquiera se cambió el nombre de pila para saltar al celuloide. No ha precisado vender su vida al mejor postor para atesorar fama y prestigio. Le gusta Sidney Pollack pero ha sido Francis Ford Coppola el que la ha reclamado para su próximo trabajo. Siempre me recuerda físicamente a la mujer de un amigo de adolescencia y primera juventud. Comparto con ella apellido y por eso cuando he de explicar la grafía de mi segundo suelo decir, a modo de muletilla, Verdú, con acento en la u, como Maribel. Y a veces añado sarcásticamente: “Somos primos”.

El Goya se lo merecía con creces. Sus palabras al recogerlo fueron tan espontáneas como solidarias y generosas con sus compañeras de nominación. Es Maribel, parafraseando a Mihura, pero sin la extraña familia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s