Virolas

El vuelo de Iker

 

Last Train To London / ELO

Hubo un tiempo en que se dijo que los porteros, para serlo, debían de estar un poco locos. El guardameta en fútbol se constituye por derecho propio en ese último resorte, en la salvación postrera de un equipo cuando el rival, superado el medio campo y la defensa, intenta apuntalar su ofensiva más directa.

Hubo un tiempo en que de algún equipo se llegó a decir que lo componía su carismático portero y diez más. Aquel arquero, que era todo un valladar, insuflaba ánimos a sus compañeros cuando parecía que ya todo estaba perdido. Hablo de mi Athletic de Bilbao y de Iríbar, el Chopo, esa leyenda viva de la portería de San Mamés al que se cantaba de manera muy célebre aquello de “Iríbar es cojonudo; como Iríbar no hay ninguno”. Aquel guipuzcoano que recaló en el Athletic basaba su estilo en la sobriedad y la templanza. Impresionaba sólo verlo bajo los palos, con su vestimenta negra y sus andares reposados. Sin embargo, sus reflejos eran casi felinos.

Al hablar hoy de porteros hay que hacerlo obligatoriamente del que para mí es uno de los mejores del mundo. Era un chaval de Móstoles cuando un día alcanzó la titularidad con el Real Madrid, precisamente bajo una de las porterías que tantas tardes defendiera Iríbar, en San Mamés. Iker Casillas no sólo es un tipo excepcional en el campo sino fuera de él. De toda la galaxia blanca siempre ha sido el más cuerdo, el más sensato y el que tiene la cabeza mejor amueblada para no ir de megaestrella por la vida, superando –como lo hace a menudo– y con mucho a otros iluminados del vestuario que no le llegan en calidad ni a la suela de sus botas. Casillas es alguien que habla a los periodistas desde la lógica más aplastante, que sabe reconocer sin dobleces cuándo un rival les ha superado, que no se las da de nada y que, por tanto, goza de un carisma especial.

Y esto lo dice alguien para quien el conjunto del Bernabéu no es santo, precisamente, de su devoción. Que en el fútbol encontremos caballeros como Iker es todo un lujo. Por eso, cuando suceden sus éxitos, uno se alegra con él, aunque nos dé la tarde/noche con paradas increíbles, incluso enfrentándose a mi Athletic. Qué se la va a hacer.

Anuncios

Un comentario sobre “El vuelo de Iker

  1. ¡Sublime Iker! ¡Eterno Iribar! Estos dos grandes guardametas son algunos de los porteros que aparecen en el post Ángeles custodios, un bello artículo sobre algunos de los mejores porteros de la Liga en los últimos 30 años. Especial para nostálgicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s