Virolas

Olé, Sarkozy!

 

Pida usted perdón por vivir una aventura con una mujer como ésta. Hágalo porque usted es el presidente de la República y lo suyo debieran ser los asuntos de Estado y poco más. Lo de divertirse y lo otro, déjelo para el resto de los mortales, que para eso no viven con el gratis total, no pisan moqueta las 24 horas del día –y la noche–, ni comen con cubertería de plata, ni pueden viajar en reactor para pasar un fin de semana a las Maldivas, pongo por caso.

Non monsieur, renuncie a ser hombre, sumérjase en las laberínticas aguas de la cosa pública para no dar señales de que es usted un ser vivo, con sus virtudes y defectos, con sus anhelos y frustraciones, con sus necesidades vitales.

Es esa legión de meapilas, de bienpensados y bienhechores de esta Humanidad donde se juega al trueque, por ejemplo, con el impacto medioambiental, la que ahora le reclamará cuentas por yacer junto a quien a usted le plazca, monsieur le Président. Nosotros, desde aquí abajo, le entendemos y le comprendemos. Y le aplaudimos como se ovaciona al torero cuando, tras jaleada faena, corta dos orejas y rabo en la plaza, en un espectáculo al que usted es tan aficionado y tan amante. Y nada más, monsieur. Sólo reiterarle, quizá un tanto rústicamente, un “¡olé, Sarkozy!”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s