Virolas

Sí a la Pepa

-“Oye, ¿pondrías tu voz para una cuña que va a emitir por sus altavoces este coche en apoyo a la Constitución?”, le preguntaron al muchacho.

-“Bueno, vale”, les respondió.

Era diciembre de 1978 y el protagonista de esta historia tenía sólo 16 años. A lo mejor, sin saberlo, esa era su primera contribución a la normalidad democrática de un país que acababa de subirse al carro.

El mensaje se grabó en un magnetófono de la época, en la sede local de UCD. Y el automóvil se paseó por aquel pueblo durante los días previos a que se celebrara el referéndum del 6 de diciembre.

-“Vota sí a la Constitución” era el escueto eslogan que se lanzaba a los cuatro vientos desde aquella especie de furgoneta reconvertida en auto propagandista.

El resultado fue abrumador. Sí a la Pepa, como dijo alguno, rememorando el apodo de aquella otra carta magna nacida junto a la bahía gaditana que tan bien glosara Alberti.

No sé qué pudo aportar el esfuerzo de ese joven soñador. Tampoco creo que a estas alturas merezca reconocimiento alguno. Lo que sí que es cierto es que, paradojas de la vida, aquello surgió en el mismo lugar, en las mismas estancias donde vivió sus primeros días y donde el cariño de los suyos se entremezclaba con el fuerte olor a no sé qué lejía, junto al profundo aljibe que tanto le imponía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s