Virolas

¿Te-va-páspe?

 

La de Cañada del Trigo es una pedanía del término municipal de Jumilla donde la mayoría de sus 167 habitantes censados habla valenciano en su vertiente alicantina. Se trata, dicen los especialistas, del subdialecto del extremo sur de esa comunidad mediterránea, con características muy peculiares, como enmudecer la i delante de fricativa sorda de modo que caixa (caja) se articula [‘kaʃa] con el sonido /ʃ/ que los argentinos pronuncian actualmente como la ll. La r final es inestable en toda la zona y suele enmudecerse en la parte interior, igual que en el valenciano septentrional y en el catalán. La tendencia a eludir la d intervocálica es también muy acusada: así, roda (rueda) sería roa; la dona (la mujer), la ona, cadira (silla) es caira… Existe también la tendencia a eludir otras consonantes intervocálicas como r o s: arbre (árbol) es abre o vellesa (vejez) es vellea. Además, los artículos les y els suenan ambos es: es vaques por les vaques (las vacas). O el adverbio de lugar ací (valenciano general) se dice aquí.

Y es que la proximidad de la vecina provincia alicantina y su influjo dialectal dejan poso profundo entre las gentes que habitan ese rincón de la Región de Murcia. Además, de un tiempo a esta parte, una importante colonia británica se ha establecido en la zona con lo que en el colegio del pueblo conviven niños nativos con los hijos de los que hasta allí arribaron. Son, en todo caso, la consecuencia lógica de la integración y no resulta extraño oír a un pequeño del lugar parlotear en inglés con su vecinito de pupitre. El hecho me lo descubre un buen reportaje televisivo que se ofreció este fin de semana. Entre los participantes, un británico que dice que llegó hasta allí hastiado como estaba de la vida londinense, porque en España se vive como en ningún otro sitio. Es amigo de sus vecinos, con los que se ha integrado plenamente y sólo les pone un pero: ¡qué mal hablan algunos! (los murcianos no valenciano-parlantes, se entiende). Con sorna cuenta que un día uno le preguntó algo así como ¿Te-va-páspe?

¿Cómo? No entiendo nada, dice el extranjero que le contestó.

Tras auscultar el mensaje, este hombre que se hallaba perdido en los laberintos de un lenguaje tan inescrutable, logró discernir y traducir aquella especie de engendro dialéctico: –Ah, ya entiendo, me preguntas ¿Te vas para Aspe? Ésa era la pregunta del millón. Y el inglés, mientras la descifraba, devanándose los sesos ante tamaña interrogación del lugareño. Con razón dice con su flema que allí algunos hablan como Michael Schumacher.

*********************************************************************

Después de una noche (One Night Stand). La película de anoche. Recomendable; me gustó. Ver Tráiler.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s