Virolas

El infierno está aquí arriba

 

El último afiche de los mass media nacionales es esta gitana largamente centenaria, que malvive en uno de los poblados más deprimidos de la Sevilla del siglo XXI, en compañía de los suyos. Tiene nombre virginal, María, pero todos la llaman Malena, supera los 115 años, y hasta su modesta vivienda prefabricada llegan los reporteros pertrechados de sus equipos para arrimarse a su cama espartana y preguntarle: ¿Cómo está usted, abuela? “De puta madre”, podría contestar la anciana desde su lecho con ese gracejo tan singular que tienen los calés cuando quieren.

El palacio de Malena está en el Vacie, tiene 17 años de antigüedad y ratas como conejos, con cañerías destrozadas y nula agua caliente. Trescientos euros, que es el salario que entra al mes en esa casa, han de dar para todo. Su hija, de 72 años, que siguiendo los principios de su raza dice que nunca abandonará a su madre, exige un piso como el de las personas normales.

Malena, que nació en Granada en 1892, ha vivido el paso de tres siglos. En ese carnet de identidad -cuya fotocopia aparece en la instantánea- expedido en el lejano 1975, aún se especificaba la profesión del portador: cestera es lo que se lee en ese apartado.

José Saramago, que hoy cumple 85 años, insiste en que el mundo es un infierno. “Millones nacen para sufrir y a nadie le importan”, declaraba el Nobel a los periodistas. Malena, desde su camastro en el Vacie, puede dar fe de ello, rodeada como está de la buitrada mediática que no la deja en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s