Virolas

Y Alagna, ¿qué hubiera hecho?

 

 O soave fanciulla
Ocurrió anoche mismo. La Royal Philarmonic Orchestra atacaba en el auditorio la fantasía obertura Romeo y Julieta de Tchaikovsky. Para los puristas, el momento exacto andante non tanto, quasi moderato. Su directora, Inma Shara, cuyo nombre denota reminiscencias hebreas si bien ella es de reconocido origen alavés, se deshacía desde su posición, batuta en mano, para dar las entradas a los integrantes de tan prestigiosa orquesta que fundara hace más de sesenta años Sir Thomas Beecham. Andábamos en esas cuando, para asombro de propios y extraños, sonó algo ajeno totalmente a las partituras. ¿Qué podía ser? Ya se lo imaginarán: un teléfono móvil se arrancó con la inefable sintonía de Nokia para deleite de los melómanos que llenaban a rebosar el local.

Pero, ¿se puede asistir a un concierto clásico sin apagar el aparatito? ¡Por Dios! Si hasta suenan los mentados artefactos en Misa mayor, en plena consagración, cómo no iban a hacerlo en esta ocasión…

Fue en ese momento cuando recordé a Roberto Alagna y sus famosas espantás. ¿Qué hubiera hecho el bravo tenor francés, con ancestros sicilianos, si le suena tan genuino acompañamiento mientras interpreta Aida, como volverá a hacer en el Liceo a finales de noviembre y comienzos de diciembre? Pues seguro que lo mismo que ya realizara en Alla Scala de Milán hace como un año: mutis por el foro y santas pascuas. Que cante el del Nokia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s