Virolas

Rosas con espinas

¿Quién es el primer jefe de Estado francés que se divorcia desde la época de Napoleón? Respuesta: Nicolas Sarkozy. Un alto responsable político con el que me reuní recientemente me dijo sobre otro, que lo fue en el pasado, que la mujer de este último lo había enterrado. Siempre se sostuvo, a lo peor con sorna machista, que detrás de todo gran hombre solía cohabitar una gran mujer. No faltó quien añadiera que lo que abunda tras el macho pretencioso suele ser una compañera sorprendida. Cuestión de matices.

Para Sarkozy, su relación con Cécilia ha constituido un camino de rosas… pero con muchas espinas, y bastante dolorosas. Si ya le costó lo suyo salir del trance en vísperas electorales, llegado al Elíseo las cosas no han ido a mejor. Las ausencias de la primera dama han sido notorias. La distancia, aun percibida hasta el día de la entronización de le petit Napoleon, también. Hay un literato inglés que escribió que el amor del hombre es algo aparte de su vida, mientras que el de la mujer es su existencia. Quizá eso le suena al ya ex-matrimonio Sarkozy. Cécilia, desde la belleza irradiada en plena madurez, calla y otorga. Sarko, cuando en automóvil se trasladaba hasta un teatro para ser aclamado por sus incondicionales el día que lo eligieron, tenía la mirada como perdida y la cabeza, posiblemente, en otra cosa. A veces, cuando alcanzas tus metas, sopesas si mereció la pena lo dejado en la cuneta del camino para llegar a esto. Y lo pones en duda.

Anuncios

Un comentario sobre “Rosas con espinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s