Virolas

Atraco isotónico

 

 

El día ha amanecido como yo. O viceversa. Las nubes amenazantes de otros días nos han deparado la consiguiente lluvia a primera hora. Luego, terciada la mañana, hemos visto el sol por calles céntricas de la ciudad donde, hacia el mediodía, bomberos, policías y ambulancias acudían prestos a sofocar un incendio. Por mi parte, un tirón en el cuello me mantiene tenso a lo largo de la jornada. No sé si un medicamento administrado cada seis horas me aliviará en mi molestia. Será la edad que ya nos alcanza.

 

Del paseo matutino saco en consecuencia que no siempre las estadísticas se cumplen. Un informe de la Dirección de Asuntos Económicos de la Unión Europea señalaba esta semana que el incremento de los precios en la hostelería española ha sido de más del 40 por ciento desde la entrada en vigor del euro. Los datos se refieren al período comprendido entre 1998 y 2006. Cierto es que un café que en tiempos nos costaba veinte duros -e incluso algo menos en determinados locales- no baja hoy del euro o euro-veinte por estos lares. Es un precio que difiere un tanto del que nuestro presidente abona por los suyos, habitualmente. Sin embargo, esta mañana de viernes sí he comprobado que en sitios como Benidorm se ofrecen menús diarios por lo que hoy consideraríamos módicos precios: a elegir un primer plato, un segundo, postre y bebida, puede salirnos por 9 o 9 euros y medio en establecimientos bastante presentables, diría yo.

 

El 90 por ciento de los europeos afectados considera que el euro ha encarecido sus vidas. En España las quejas ahondan también en que han subido los precios pero en distinta proporción a lo que lo han hecho los salarios. Hoy, por ejemplo, una entrada de cine vale casi el doble de lo que costaba antes de la entrada en vigor de la moneda única europea. Y tomarte un reconfortante Aquarius, esa tan refrescante bebida isotónica, en un área de servicio de la A-92, cerca de Puerto Lumbreras, puede constituir todo un atraco: 1,60 euros el bote. Y eso que nos contaron aquel rollo de que no iba a existir el redondeo a la hora de adaptar los precios de la peseta al euro. Vaya trola la que nos metieron entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s