Entrevistas

Narciso Yepes, al habla con la guitarra

ENTREVISTA CON NARCISO YEPES- Murcia, febrero de 1988

En febrero de 1988, el guitarrista Narciso Yepes (Lorca, 1927-Murcia, 1997) actuó en el remozado Teatro Romea de Murcia que unos días antes había reinaugurado la Reina de España. Con él tuve ocasión de dialogar a lo largo de una entrevista que, ilustrada con pasajes musicales de su repertorio, se emitió en la radio. Ésta es su transcripción casi literal:

-Me imagino, don Narciso, que venir a Murcia es siempre un placer para usted, lógicamente…

-Muy grande, por cierto.

-¿Qué impresión se lleva de Murcia tras la reinauguración del Teatro Romea y después de su última actuación sobre ese escenario?

-El Romea, que es un teatro al que yo le tengo mucho cariño porque toqué aquí por primera vez hace muchos años. Me he alegrado mucho de verlo renovado y restaurado y muy bien hecho también. Es un teatro con una acústica magnífica y aunque no lo he visto todo, sé que han hecho unos salones arriba que aún no he tenido oportunidad de ver, pero todo lo que es el interior, el exterior, la cafetería, están muy bien. El escenario y los camerinos son magníficos. Pienso que es una suerte que Murcia tenga un teatro de esta envergadura y el día que aquí esté, además del teatro, el auditórium, Murcia va a tener un nivel de actividades culturales verdaderamente de primera categoría.

-¿Qué proyectos tiene usted a corto plazo? ¿Qué actuaciones tiene previstas?

-Mañana salgo para Italia, voy a dar un concierto en Siena. Luego iré a Alemania donde tengo un programa muy importante en la televisión de allí así como algunos otros conciertos. Volveré a Italia porque tengo que hacer allí una gira durante todo el mes de marzo y a finales de ese mes iré a Hungría, al festival de Budapest. Eso es lo que tengo en este próximo mes.

-¿Ha estado en Lorca, su ciudad natal, últimamente?

-No, estos últimos días, no, porque mis hermanos y mi padre vinieron al concierto aquí a Murcia. He estado unos días en la casa que tenemos en la localidad alicantina de Cabo Roig, pero desgraciadamente pocos porque no tenía tiempo.

-¿Qué ha supuesto la muerte del maestro Andrés Segovia -ocurrida en junio de 1987- para los guitarristas españoles?

-La verdad es que Andrés Segovia es un hombre insustituible. Es como si la guitarra hubiera perdido el timón. Y la verdad es que lo echamos de menos, todos, tanto el público como los guitarristas porque, verdaderamente, fue un hombre extraordinario. Yo he tenido, por una parte la suerte y por otra la desgracia al ser precisamente porque él se ha ido, que me nombren académico para sentarme en su sillón y muchas veces pienso si soy digno de tal cosa. De todos modos he intentado, y lo voy a seguir haciendo, darle la mayor cantidad de homenajes y recuerdos posibles como agradecimiento a una labor intensísima que hizo durante su vida.

-¿Se sienten los guitarristas españoles suficientemente reconocidos en su país? ¿No se les valora más en el extranjero?

-Antiguamente sí. Es verdad que antes se valoraba poco no sólo a los artistas de la guitarra sino también a quienes protagonizaban otras actividades. Pero eso ocurre ahora cada vez menos y yo pienso que en España se está siendo bastante consciente de lo que significan las Bellas Artes. Yo no me puedo quejar del recibimiento que he tenido en todas partes de mi país. Es cierto que, por ejemplo, en Japón me reciben con mucho más entusiasmo y entrega y todo lo que se quiera decir, pero es que los japoneses son así y no sólo me lo hacen a mí, son así con todo el mundo.

-Por cierto, ¿es verdad que Japón nos está superando por momentos y que la calidad de sus guitarras es ya superior?

-No, eso no es cierto y no lo será posiblemente nunca, pero lo que sí es cierto es que nos están superando no en calidad sino en cantidad. En calidad, les falta mucho todavía para superar a las guitarras españolas. Recuerdo una anécdota con un señor que vino a un concierto mío en Nagoya y me enseñó una de sus guitarras. Y cuando ya me la había enseñado y le dije que me había gustado, que estaba muy bien, le pregunté por el precio que me pareció muy barato. Yo le dije que por ese precio, en España no existía un tipo de guitarra así, porque era muy barata y bastante buena para su importe. Y entonces él me dijo, con muchas reverencias, que su problema, su gran problema era “que no estaba instalado”. Al principio, no le hice caso a esa expresión por lo que me la volvió a repetir varias veces. Al final, fruto de su insistencia, le pregunté que cuántas guitarras hacía al mes, a lo que me respondió que por eso él consideraba que no estaba instalado ya que sólo podía hacer unas veinte mil. Y yo, que ya estoy acostumbrado a las cifras japonesas, por supuesto que no me extrañé y no le dije ¡pero cómo, sólo esas! ni hice alarde ni aspaviento y le contesté: veinte mil, si claro, no son muchas pero supongo que, con el tiempo, se irá usted instalando… Quiero decirle con ésto que los japoneses tienen un nivel de producción en cantidad que para nosotros es inimaginable, pero eso no quiere decir que sus guitarras sean mejores que las nuestras.

-Don Narciso Yepes, bienvenido a Murcia, una vez más, y lo que sí le pedimos es que nos visite con más asiduidad y que nos deleite con su música.

-Muchas gracias, lo procuraré.

* AUDIO DE LA ENTREVISTA CON NARCISO YEPES

** Escuche el audio de otras entrevistas haciendo click aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s