Virolas

El enamorado de la Osa Mayor

 

Fernando Sánchez Dragó tuvo anoche un impactante debut en el informativo nocturno de Telemadrid. Su scoop consistió en llevar hasta el estudio al hombre que permaneció más de 530 días en un infecto zulo por obra y gracia de la banda terrorista ETA: José Antonio Ortega Lara.

Fue una entrevista cordial, cercana, directa, franca y hasta entrañable. Descubrimos que el ex funcionario de prisiones ha vuelto a la vida, que es un hombre culto, que se expresa bien, que tiene las ideas claras y también los recuerdos. No habló Ortega Lara desde el odio o el rencor y hasta se permitió bromear sobre algún pasaje de su cautiverio. Explicó que, aunque pareciera perdido y absorto el día de su liberación, se enteraba de más de lo que nos creíamos. Basó su lucha por sobrevivir a tal salvajada en tres pilares: su familia, su fe y su método disciplinario.

Cuando la charla finalizaba, Sánchez Dragó regaló un libro a Ortega Lara como asegura hará con todos sus invitados: El enamorado de la Osa Mayor (*).

<><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><><>

(*) Sergiusz Piasecki fue un escritor polaco nacido en Lachowicze, en 1899. Con sólo 16 años formó parte de las tropas polacas que ocuparon Minsk, y en 1921 participó en la guerra contra Rusia. Posteriormente fue contrabandista, bandolero y colaborador de los servicios secretos de la Unión Soviética. Caído en manos de la justicia de su país, fue condenado a muerte, pena que se le conmutó por la de 15 años de prisión. En la cárcel escribió su obra más famosa, El enamorado de la Osa Mayor (1937), novela autobiográfica que narra la vida de un joven polaco que, después de la Revolución rusa, se inicia como contrabandista entre las fronteras de Polonia y Rusia.

A partir de 1939 y durante la ocupación alemana de Polonia, poco se sabe de su vida. Algunos dicen que luchó en la resistencia polaca contra los alemanes y otros dicen que vivió en Inglaterra, donde parece que murió en 1964.

Novela pura de acción, El enamorado de la Osa Mayor ha despertado en sus lectores una pasión y un entusiasmo que aún hoy siguen vivos en todos los rincones del mundo. En parte autobiográfico, y escrito en la cárcel por un bandolero que no tenía la más mínima preparación literaria y a quien se había conmutado la pena de muerte por una de quince años de reclusión, el libro llegó a provocar en la Polonia de 1937 un deslumbramiento tal que incluso llegó a promoverse una suerte de plebiscito para obtener la liberación de su autor. Ha conocido numerosas traducciones y en todas partes se recuerda con la coloración del mito. Vista hoy, vigorosa y directa, El enamorado de la Osa Mayor es un libro de lectura tan absorbente como la del mejor Conrad, y deja en el lector el recuerdo de la mejor literatura de aventuras.

Después de la Revolución rusa, un joven polaco se inicia como contrabandista entre las fronteras polaca y rusa. En su primer viaje al otro lado, a Sergio la oscuridad reinante apenas le deja ver el bulto del compañero que le precede, pero pronto sabrá que, prendidas en la infinita noche siete estrellas brillantes le marcarán el camino de regreso. A través de su joven mirada se nos descubre la dura y arriesgada vida del contrabandista, los peligros, el temor, las alegrías y los compañeros, pero también la soledad del individuo en tierra de nadie a quien, al final, la única baza segura que le queda son sus siete estrellas.

 (**)

“Vivíamos como reyes, bebíamos vodka a discreción, nos amaban mujeres hermosas, nos gastábamos todo, pagábamos con oro, plata y dólares. Lo pagábamos todo: el vodka y la música. El amor lo pagábamos con amor, el odio con odio.” 

“… Aquella era la primera vez que pasaba yo al otro lado. Éramos doce, yo, otros nueve contrabandistas, el maquinista José que conducía al grupo, y el hebreo Leo Cilinder, encargado de la vigilancia de las mercaderías. Nuestros fardos eran voluminosos, la mercancía era de precio: medias, cintas, tirantes, corbatas, peines…”

“El mamut bebía, asintiendo con la cabeza. Tenía la cara como esculpida en piedra y sólo los ojos, unos ojos buenos, de niño, nos sonreían mientras reflejaban una avalancha de emociones y pensamientos que aquel hombre nunca sería capaz de expresar con palabras. Cuando nos disponíamos a marchar, el Rata llamó a la mujer del Mamut y le dijo:
– Ahora su marido no le sirve de gran cosa, ¿verdad?…
– ¡Qué le vamos a hacer! No me quejo…
– ¿Le apetecería poner una tienda o montar cualquier otro negocio?
Los ojos de la mujer brillaron de alegría.
– Pero. ¿con qué dinero?
– Yo pongo mil rublos -dijo el Rata.
– Yo también -seguí su ejemplo.
– Y aquí van otros mil -añadió el Sepulturero.
– ¿Y como los devolveré? -preguntó la mujer.
– ¡No es necesario! Lo hacemos por él -El Rata señaló al Mamut con el dedo-. Basta con que usted cuide de este… mamut, porque incluso un crío podría hacerle daño. En los tiempos que corren, se destroza a dentelladas a cualquiera que sea frágil y bueno.
Le dimos tres mil rublos a la mujer del Mamut y abandonamos su casa. Al día siguiente el Rata me trajo un paquete que alguien había mandado a su dirección, pero que estaba destinado a mi. El paquete procedía de Vilnius, de Pietrek. Dentro, había una carta y una cajita. En ella encontré una brújula de Bézard de excelente calidad en un estuche de piel. Nunca se me había ocurrido comprarme una brújula, aunque me hubiese resultado muy útil. A partir de ahora, incluso en la noche más oscura podría encontrar el rumbo en un terreno desconocido sin miedo a equivocarme. Aquella tarde, contemplé un largo rato la aguja fosforescente de mi brújula y, enternecido, pensaba en Pietrek: “¿Cómo se le ha ocurrido? A pesar de todo, ha pensado en mí… ¡La ha comprado para mí!”

(**) Tres extractos de El enamorado de la Osa Mayor, de Sergiusz Piasecki.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s