Virolas

McQuenn & MacGrawn

 

En un canal temático pasaron la otra noche un reportaje sobre la intempestiva relación que mantuvieron Steve McQueen y la angelical Ali MacGrawn.

En Bullitt (1968), de Peter Yates, se nos representa tal cual la existencia que vivió McQueen y cobra especial protagonismo la persecución con el Ford Mustang GT-390 de color verde por las empinadas calles de San Francisco. No consintió que le doblaran. El Golden Gate quedó a salvo de las consecuencias de la, quizás, mejor persecución automovilística rodada en la historia del cine. El ayuntamiento no autorizó su cierre para el rodaje. 

De los 2.000 aspirantes que en 1955 quisieron entrar al prestigioso Actor´s Studio, sólo McQueen y otro joven ambicioso (Martin Landau) fueron los elegidos. 

Un día, mientras rodaba El coloso en llamas (1974), declaró algo así como que “mientras mi vida personal es un desastre, la profesional va viento en popa”. 

Murió en México, con 50 años, en 1980, tras tres matrimonios, dos hijos, una nominación al Oscar, un cáncer de pulmón y un infarto que le remató.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s