Virolas

De zarpazos y fieras

 

Un día supimos que el director de El Mundo fue al colegio con un terrorista. Bueno, en aquel tiempo ninguno de los dos conocía su ulterior destino vital, algo que resulta lógico por otra parte. Era en Logroño, años sesenta, en un centro religioso…

En 1986 el segundo tenía orden de acabar con el primero. Juan Manuel Soares Gamboa, miembro de ETA, pretendía ejecutar a Pedro J. Ramírez al salir de un pabellón madrileño de baloncesto. No lo consiguió por pelos. Nueve años después (1995), Soares le envió una carta a Pedro J. desde la cárcel donde purgaba su condena. Con un “Pedro, ¿estás sentado? Pues siéntate antes de comenzar a leer” iniciaba la misiva.

En julio pasado, uno y otro se sentaron a hablar ante una cámara [en la foto de arriba]. Este martes pasaron parte de la entrevista en la televisión autonómica murciana incrustada en una serie de programas sobre el terrorismo que se emite en prime time. Impactante. Apenas una hora después, Pedro J. interrogaba en la Primera de TVE al portavoz popular, Eduardo Zaplana, junto a otros periodistas, en el programa de debate 59 segundos, quizá el tiempo justo que le permitió salvarse, hace ya veinte años, del zarpazo de la fiera. Milagros todos ellos, sin duda, de nuestro tiempo tan singular…

Pedro J. Ramírez.- Perdona que te haga una pregunta; en los Maristas la educación era religiosa, ¿tú creías en Dios en esa época e ibas a…?

Soares Gamboa.- Sí, iba a misa todos los días. Es más, te voy a decir, yo canté contigo en el coro.

P. J. R.- Pues debías ser tú el que llevaras todo el peso, porque yo como cantante debía ser catastrófico. Pero vamos a centrarnos en esta carta tan inaudita que me mandaste hace ya unos años. La verdad es que he recibido todo tipo de comunicaciones en mi vida, pero una carta como ésa en la que alguien me decía: “Oye, te escribo para contarte que intenté asesinarte” creo que hay muy pocas personas a las que les haya ocurrido. Me alegro de tener la oportunidad de decírtelo a la cara. No lo entiendo.

S. G.- Es que yo tampoco lo entiendo, fue un impulso.

P. J. R.- Bueno, ya, ya… Pero vamos a ver, ¿quién decide que a mí habría que matarme?

S. G.- La dirección de ETA, que nos elaboró una lista con personalidades que en ese momento estaban en Madrid.

P. J. R.- ¿Quién era entonces la dirección de ETA?

S. G.- Estaban Txiquierdi y Santi Potros. Ellos eran la dirección exclusivamente militar que, decíamos, los jefes de los comandos.

P. J. R.- En todo caso era una lista en la que hay varios nombres y uno de ellos es el mío. Entonces tú, ¿qué dices: “A éste lo conozco yo del colegio”?

S. G.- Exactamente. Así fue.

P. J. R.- O sea, que al final yo corría el riesgo de ser asesinado porque tú habías venido al colegio conmigo. Pues perdona, pero podías haberte ido a otro colegio.

S. G.- Sí, sin más. Es así de duro Pedro. Fue tal y como lo planteamos en ese momento, me estoy retrotrayendo al año 86…

P. J. R.- Y no pensaste en que la persona a la que tú querías matar también tenía una familia, también quería a alguien, también tenía personas que le querían a él como también hay personas que te quieren a ti. ¿No pensaste en eso?

S. G.- Cuando estás en un comando de acción de ETA no se piensa en ese tipo de cosas. No existe la empatía. Se decide que tú eres un enemigo del País Vasco, no sé por qué motivos, y tú eres perfectamente ejecutable en ese momento.

P. J. R.- ¿Ejecutable? ¿Por qué coño sigues utilizando la palabra ejecutable? ¿Qué es eso de ejecución? Eso no sería una ejecución, sería un asesinato.

S. G.- Estamos hablando del lenguaje de una banda terrorista. Eso es lo que tú no puedes concebir y es lo que te estoy explicando. ¿Entiendes? Yo te relato las experiencias que he vivido hace 25 años. Y para mí lo más honesto es relatarlas como ocurrieron para que se vea la verdadera vergüenza y la verdadera barbaridad de lo que ocurría en aquel momento. Otra cosa es que te moleste la forma de decirlo.

P. J. R.- ¿En base a qué, alguien podía decir que yo era un enemigo del País Vasco?

S. G.- Vamos a ver. Preguntamos a Francia y nos dicen que Pedro J. Ramírez es objetivo de la organización. Pues bueno, pues a por él, ¿entiendes? 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s