Virolas

La puerta de atrás

La otra tarde, zapeando, llegué a la RTM (Radio Televisión Marroquí). Acostumbrado como estoy a pasarla de largo, junto a las emisoras por satélite de Ucrania, Rumania o Portugal, por ejemplo, me detuve ante un locutor maduro, canoso y algo trasnochado. Lo que estaban ofreciendo a esa hora era el informativo territorial del Sahara. Y lo hacían en castellano.

El presentador hablaba sobre imágenes -a veces con nula coordinación- y las piezas ya montadas contenían voces en un español trufado de un acento con reminiscencias francófonas en ocasiones. Fue entonces cuando recordé a los pobres saharauis, abandonados a su suerte mediados los 70, con Franco expirando y la Marcha Verde avanzando por las dunas como un reguero de pólvora. Tiempo después conocí a algunos legionarios que estuvieron allí, retrocediendo en sus posiciones y evitando masacrar a una multitud que encabezaban estratégicamente mujeres y niños. No, no te hablan con rencor de todo aquello. Les dolía, años después, haber dejado a unas gentes que albergaban el orgullo de pertenecer a una nación. Y que desde entonces, por no encajar, no encajan ni en el entramado religioso de los súbditos del rey de Marruecos.

Salimos los españoles del Sahara hace más de 30 años, como de tantos otros lugares, como casi siempre, por la puerta de atrás. Qué lástima que no hayamos aprendido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s