Virolas

Petróleo y cacahuetes

Bush en sus peores momentos de popularidad. Leña al mono, que lo progre es zurrarle la badana al césar del imperio. En Irak se pudren. Los nativos y los que lo ocupan. No hay más que leer Baghdad Burning.

Desde Washintong, María Luisa Azpiazu remite crónica en Efe que titula: Popularidad de Bush cae al mismo nivel que Carter en 1979. Ahí es nada. El rey del petróleo al mismo nivel que el de los cacahuetes.

Cuentan que cuando le comunicaron a la madre de Jimmy Carter que su hijo había ganado las elecciones y que sería presidente respondió: “Pero si es el más tonto de mis hijos”. Nadie contó lo que opinó en su día la madre de George W. Bush, esposa que fue también de otro presidente, aunque de mandato más efímero.

CRÓNICA

   Washington, 12 may (EFE).- La popularidad del presidente de EEUU, George W. Bush, alcanzó hoy el mínimo histórico del 29 por ciento sólo equiparable en los últimos 50 años al obtenido por Jimmy Carter en 1979.   Según el sondeo elaborado por la firma Harris sobre una muestra de 1.003 adultos, un 29 por ciento de los encuestados opina que Bush está haciendo un "excelente o buen trabajo" como presidente.  

En abril, según esa misma firma, los que pensaban que lo estaba haciendo bien eran el 35 por ciento, y en enero el 43 por ciento.  

Estas cifras colocan a Bush en la lista de los presidentes menos aceptados de la historia reciente de EEUU, que encabeza Harry Truman.  

La popularidad de Truman cayó al 24 por ciento en la primavera de 1951, después de que retirare al general Douglas MacArthur del mando de las fuerzas de EEUU en Korea, durante la guerra en ese país, y aún hoy, esa cifra representa el mínimo histórico de la popularidad presidencial.  

En la lista de los "impopulares" se encuentra también Richard Nixon, que alcanzó el 31 por ciento en agosto de 1973, cuando la guerra de Vietnam era cada vez más difícil y empezaron a salir a la luz los datos de espionaje político del caso Watergate, así como Carter y el propio George Bush padre.  

Carter, que hasta ahora y después de Truman, es el único que había caído hasta el 29 por ciento de aprobación, pagó ese precio por la crisis de los rehenes en Irán, y a Bush padre, que se situó en el 32 por ciento en 1992, la economía le costó la popularidad y la reelección.  

Los resultados de la encuesta difundida hoy, analizados en conjunto con los sondeos de otras empresas, demuestran que la popularidad del presidente se encuentra en una especie de caída libre.  

Hace dos días, otro sondeo del diario "The New York Times" y la cadena de televisión CBS, situaba el nivel de aceptación de Bush en el 31 por ciento, la misma cifra que su padre obtuvo en julio de 1992, cuatro meses antes de que perdiese la reelección frente a Bill Clinton (1993-2001).  

En estos momentos, según la encuesta de Harris, una cuarta parte de los estadounidenses opina que "las cosas en el país van en la dirección correcta", mientras un 69 por ciento piensa que están en la "vía equivocada".  

El número de los que consideran que el país va por el buen camino se reduce desde enero, 33 por ciento, y se ha ido intensificando con los meses, hasta colocarse en un 25 por ciento.  

La situación de Irak sigue siendo uno de los principales motivos de preocupación de los estadounidenses.  

Un 28 por ciento opina que este asunto debe ser uno de los más importantes en la agenda del presidente, un porcentaje que ha crecido en las últimas semanas, ya que hace un mes, en abril, era el 23 por ciento el que pensaba de esta forma, según la encuesta de Harris.  

Aunque ese sondeo no precisa el nivel de satisfacción de EEUU con la gestión presidencial en Irak, otros sondeos publicados en la última semana, como uno de la empresa Ipsos, señalan que la mayoría de los estadounidenses desaprueba su gestión tanto en Irak como en lo que se refiere a la lucha contra el terrorismo.  

En opinión de Stephen Hess, de la Institución Brookings, uno de los principales grupos de estudios políticos de Washington, la clave de esta impopularidad está, principalmente en Irak.  

"Irak es absolutamente la base del porqué existe esta oposición hacia él", aseguró Hess, quien piensa que la situación en el país mesopotámico puede tener la misma mella en Bush que la guerra en Vietnam para Lyndon Johnson.  

Hess estima que, en verdad, en estos momentos es aún peor porque el índice de oposición a la gestión presidencial en Irak, tras tres años de guerra, está diez puntos porcentuales por encima del registrado contra Johnson por Vietnam, también tres años después de comenzado aquel conflicto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s