Virolas

Una sensibilidad inusitada

He encontrado el blog de Lucas S., el pentapléjico que se quitó del mundo hace unos días en Valladolid. Lo he leído.

Hablar de todo lo que rodea a la eutanasia desde la óptica de los que se encuentran sanos en fascinante. Hasta se puede hacer literatura con ello. Literatura de la buena y de la baja y barata.

Destilados pentapléjicos se titula el blog. Su último post lo escribió el 2 de mayo (9,46 pm); el primero, el 21 de marzo. Necesito la mano que sostiene el vaso, la mano hábil que supla mi mano inútil, una mano que actúe según mi voluntad aún libre: tengo todo preparado para que quien me ayude quede incógnito”, escribió Lucas S.

He leído unas declaraciones tras su muerte de un hermano. A él le encargo que, una vez finiquitada su vida, ni las cenizas se conservaran tras ser incinerado su cuerpo inerte. Sería algo así como el sin sentido de una existencia para quien nació, vivió, sufrió, murió y… se volatilizó.

Lucas S. se llamaba en realidad Jorge León Escudero. Se rompió el cuello de forma accidental mientras practicaba gimnasia en barra fija y charlaba con su novia. Era enfermero ATS, tenía 53 años al morir y, a decir de sus escrituras, una sensibilidad inusitada. Ahora, allá donde se encuentre, practicará la espeleología cósmica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s