Ni gitanos, ni murcianos, ni gente de mal vivir

En el libro La lucha por Barcelona (2005) su autor, el británico Chris Ealham, analiza la protesta social, el conflicto urbano, las culturas de clase y la represión en uno de los centros revolucionarios más importantes del siglo XX. Ealham investiga las fuentes del poder anarquista en la ciudad, colocando a ésta en el centro de la vida política, cultural, social y económica de España entre 1898 y 1937. Durante este periodo, una variedad de grupos sociales, movimientos e instituciones competían entre ellos para imponer su propio proyecto urbano y político en Barcelona: las autoridades centrales luchaban para retener el control de la ciudad española más rebelde; los grupos nacionalistas deseaban crear la capital de Cataluña; los industriales locales querían construir una urbe industrial moderna; las clases medias urbanas peleaban por democratizar la ciudad; y, mientras tanto, los anarquistas buscaban terminar con la opresión y explotación a la que estaban sometidos los obreros de la ciudad. Todo ello desencadenó un torrente de conflictos, con frecuencia violentos, por el control de la ciudad, tanto antes como después de la Guerra Civil. 

“Los murcianos eran el principal blanco de estas críticas, pese a representar tan sólo un porcentaje pequeño de la población inmigrante de Barcelona. Se les vilipendiaba de forma muy parecida a los irlandeses durante la Inglaterra victoriana, acusándoles de ser fuente de crimen, enfermedad y conflicto. Según el estereotipo del «murciano inculto», los inmigrantes eran una tribu inferior de degenerados, como los miembros «retrasados» y «salvajes» de las tribus africanas. Esta mentalidad de tipo colonial podía vislumbrarse en las viñetas de hombres y mujeres murcianos, donde aparecían como feos seres infrahumanos. Carles Sentís, un periodista republicano que publicó una serie de informes sobre La Torrassa («La pequeña Murcia») en L’Hospitalet, promocionó este tipo de actitud, resaltando las prácticas moralmente aborrecibles y la indisciplina general de los inmigrantes. Para Sentís, los inmigrantes eran una raza primitiva con una cultura «previa», que vivían en estado de naturaleza. En concreto, atribuía el origen de todos los problemas sanitarios y sociales de La Torrassa, como el tracoma y la delincuencia juvenil, a la promiscuidad de la mujer murciana y un «régimen de amor libre». Desgraciadamente, para el resto de los parados, estos inmigrantes «vegetantes» eran una carga «asfixiante» sobre unos recursos de asistencia social ya de por sí al límite de sus posibilidades: «Cuando llegan a la ciudad lo primero que preguntan es dónde está la oficina de beneficencia», «robando el pan a nuestros niños catalanes» y convirtiendo Barcelona en un enorme «asilo para pobres». De hecho, Esquerra afirmó querer hacer más por los parados, pero que temía que sólo lograría con ello «atraer a Barcelona a los parados de toda España»”. 

* Cuarenta inmigrantes subsaharianos, procedentes de Canarias, llegaban ayer al aeropuerto de San Javier, en Murcia, tras lo que eran trasladados a un centro de acogida. Se estima que el número total de los que han llegado hasta nuestra Comunidad murciana en lo que va de año supera los 800. A las costas canarias arribaron en cayucos y sobre ellos pesa una orden de expulsión difícilmente ejecutable ya que o bien no existen convenios de repatriación con sus países de origen o se desconoce la procedencia de estas personas que carecen de documentación. Según datos de la Delegación del Gobierno, en 2003 llegaron a Murcia por este sistema y procedentes de Canarias más de 1.300 subsaharianos; en 2004 fueron más de 2.100 y en 2005, unos 650.

About these ads

15 pensamientos en “Ni gitanos, ni murcianos, ni gente de mal vivir

  1. Granados

    Buenas tardes:

    Los hermanos de mi bisabuela fueron de Mazarrón (Murcia) a Barcelona a montar una fábrica de balanzas que se hizo muy famosa por aquel entonces, con mucho esfuerzo lograron hacerse un sitio en esta ciudad pero sí recuerdo haber oído decir que mi bisabuela a menudo tenía que defenderse de las críticas a los murcianos dicendo cosas como: “el murciano más tonto sabe hacer relojes”.

    Quizás ahora pase lo mismo con otras gentes.

    Un saludo.

    Responder
  2. Bartolomé

    Hola, me ha gustado mucho este artículo.
    Os contaré. Yo nací en Caravaca de la Cruz (Múrcia), En 1973 mis padres, mi hermano y yo, emigramos a Barcelona. Yo tenía Díez años, por lo que estaba ausente en lo que a fama tenían los múrcianos en Barcelona. A los diecisiete años comencé a trabajar en una encuadernación propiedad de dos de mis tíos y otro socio. Pasaron los años y empecé a tratar con personas de otra empresa en la que termine trabajando como guillotinista. Allí empecé a recibir los primeros comentarios sobre la fama de los múrcianos. Por supuesto me afecto aquella fama innombrable. Los múrcianos al igual que otras gentes de España emigramos por la falta de trabajo en los pueblos, y a principios del siglo XX por la revolución industrial. Y que la mayoría solo vuscábamos un trabajo y una vida digna, aunque yo la verdad en Caravaca la tenía. Cave decir que todos esos emigrantes múrcianos tengo entendido que la mayoría, se dedicaron a la construcción del metro de Barcelona, y otros muchos trabajaron en la Abadía de Montserrat (si me equivoco ruego me corrijan). Nuestra historia nos ha puesto en una parte de la geografía de la Península Ibérica en la que durante toda su historia se entremezclaron culturas muy diferentes unas de otras y acontecimientos políticos, que nos hicieron estar siempre bajo tutela que no era murciana por lo que nuestras reivindicaciones siempre han sido poco escuchadas o ignoradas. Repasando pasajes de la historia de la Península, he deducido que Múrcia siempre jugo un partido muy importante en nuestra historia. Os pondré unos ejemplos: “En la época del reino de Granada, Múrcia tuvo un gran esplendor por la convivencia, de árabes, cristianos y judíos” “En la guerra de Secesión Felipe V utilizo la región como una salida al mar desde Castilla”. “Cartagena, siempre estuvo como uno de los bastiones más importantes de la Península”. “las tropas Napoleónicas destruyeron la ciudad de Cehegin en su retirada de Andalucía, siendo hostigados estos por la fortificación existente en Caravaca de la Cruz, que hizo diezmar al ejercito Napoleónico”. Y así podría escribir un libro. Pero esa no es mi intención. Mi intención es que estoy orgulloso de residir en Barcelona, donde he encontrado gentes de todos los pueblos, razas y religiones, que me han aportado mucho y bueno. Pero soy murciano.
    Así con esta exposición desearía dejar en buen escrito. Que la mala fama no es la de un pueblo, sino la de un individuo.
    Gracias a todos los que leáis este pobre pensamiento.

    Responder
    1. Jose Antonio (de Murcia)

      Hola Bartolome, un abrazo desde tu tierra. Da mucho gusto ver como la distancia no impide de que sientas orgulloso de ser murciano.

      Responder
    2. Diego ( Almeria )

      En el tienpo en que se dijo ” ni murcianos, ni gitanos ni gente de mal vivir” era de uso común el verbo “murciar” que significa robar. Lo que se queria decir fué: “ni ladrones, ni gitanos ni gente de mal vivir”. Se vé que los gitanos de aquella epoca eran especiales.Pero esto evoluciona siempre por el peor camino( segun la famosa ley de Murphy) y pasan los años y la coletilla afecta a quien no debiera ( gitanos incluidos )
      En fin, to er mundo e gueno y si dicen “que dizan”
      Un saludo

      Responder
  3. Pepe Ferrer

    Hola Manolín, efectivamente soy tu viejo compañero de la extinta Antena 3 de Murcia. Ya ves, buscando Murcianos por el Mundo me has salido tú. Ahora no puedo pero ya hablaremos de los viejos tiempos y de todo aquello que sea opinable que es todo lo que hay bajo el cielo. Un saludo al Maestro.

    Responder
  4. Aurelio Martínez Navarro

    Ya por uebos tendríais que salir a la palestra a dar la cara, si vosotros sabios, doctos y eruditos murcianos, fijaros bien que he dicho “uebos” y no huebos, que es muy distinto. ¿Haber que haceis esos que publican libros regionales que con su sabiduria no son capaces de traspasar las fronteras del antiguo reino de Murcia, muchas publicaciones realizadas por los “churubitos y demas bigardos y furfalla” esos que son incapaces de molestar al magin y salir medianamente airosos de tanta crítica y censura a que estamos sometidos los murcianos, hasta es posible que lleven razón, no sabeis otra cosa que llenarle la panza a esos famosos que os visitan, para que os publiquen alguna nimiedad que otra en la prensa local y Radio Nacional de España. Menos mal que ahí está Arturo Pérez Reverte que a todos os da vueltas y revueltas, pero este es cartagenero para vuestro malestar y el que esto escribe es murciano de pura cepa, menos mal que todavía perdura en el recuerdo el Sr. Campmani.

    Responder
  5. Ginés

    UNA MURCIANA CELEBRITY EN LAS VEGAS, EE.UU…WWW.YOUTUBE.COM/GENIS1977

    VIVA MURCIA
    VIVA LA GENTE DE AQUÍ
    VIVA EL BANDO DE LA HUERTA
    VIVA EL ENTIERRO DE LA SARDINA
    VIVA SU GENTE
    VIVA TODA LA GENTE DE MURCIA QUE VIVE EN EL RESTO DE ESPAÑA Y EN EL MUNDO

    MURCIA Y SU GENTE HACE HISTORIA

    Responder
  6. Manuel Huerta

    Mi abuelo materno estaba muy orgulloso de haber nacido en Jumilla, y aunque su destino lo trajo a Valencia, siempre se erguia y hacia un gesto respetuoso cuando se hablaba de Murcia. A pesar de su casi analfabetismo, era unas de las personas mas sabias que jamas he conocido y entre sus muchas virtudes, tenia la de saber trasmitir conocimientos y hacer despertar interes por cultivarse. En fin, un fenomeno que nacio en 1898 y fallecio a los 87 años con una vida muy intensa.

    Responder
  7. Abenámar

    Yo he pasado algunos períodos de mi vida en Murcia y sólo puedo hablar bien de los murcianos. Ni me explico la expresión de Carlos III (en el caso de que realmente sea suya) ni creo que haya sido de aplicación en momento alguno de la historia.

    Responder
  8. Carmen

    Cuando se refería a murcianos, lo hacía a “los murcios” que si se busca en el diccionario quiere decir, ladrones. Así que valga la incultura general de quien pronuncia la frase y cree que es a los murcianos a quien se ofende. Sería :”No quiero en mi ejército gitanos, ni ladrones , ni gente de mal vivir.
    Los murcianos, con una capacidad de trabajo y sacrificio inquebrantables, levantaron pueblos enteros de Barcelona faltos de mano de obra. Llevaron mucho de la gastronomía murciana, una de las más ricas de España, y los catalanes (ojo, que es de bien nacidos ser agradecidos y ayudaron a muchas familias emigrantes aunque fuera dando el trabajo más duro) adoptaron muchas de aquellas sencillas recetas.El pan con tomate “restregao” con ajo y aceite en una rebanada de pan casero, remedio de estómagos huertanos sin recursos, es hoy el célebre “pan amb tumaca” y así cantidad de sencillas y “pobres” recetas que son de origen totalmente murciano.
    Nuestro agradecimiento a Cataluña, y justicia a la honradez y abnegación de los que tuvieron que dejar sus tierras murcianas.

    Responder
    1. Xavi

      Soy catalán, nieto de murcianos, y mi bisabuelo trabajó en el metro de Barcelona. Por curiosidad, le pregunté a mi padre lo del “pà amb tomàquet”, y me dijo que en su casa cuando el era pequeño su abuela preparaba la ensalada murciana pero que el pan con tomate se lo enseñaron los catalanes. Al césar lo que es del césar…

      Responder
      1. pablo

        VIVA LAS MURCIANAS, MURCIANOS, MUCIANITOS, MURCIANITAS Y LAS TIERRAS DONDE VIVEN.
        Pena me dais catalanitos que sois muy poquitos y sino lo sabeis esque atrasaditos sois; mirad los apellidos que son ANDALUCES, CASTELLANO, MURCIANOS, ETC,ETC.
        Leer historia que cuando hablais chapurreais. La ignorancia hace a las personas felices, vosotros estais gordos y lustrosos (que felices sois) y que pena y verguenza dais comentaristas de oidas. La gran mayoria estamos casados con galleg@s, cantabr@s, castellan@s, extremeñ@s. andaluz@s y en especial CON MURCIAN@S
        UN CATALAN SENSATO Y CON LOS PIES EN ESPAÑA.

  9. aragones

    El dicho es histórico, de Carlos III, un rey ilustrado, y quería decir lo que dijo, excatamente. Lo cierto es que a todos se nos habían olvidado estas cosas, pero entre lo mal que habláis y las mentiras e insultos del trasvase, perece que no ha cambiado mucho la cosa

    Responder
    1. Alex

      Hola Aragonés ( tu gentilício lleva acento, paletillo ), deberías leer mejor la historia de España.
      Carlos III, en su gran frase, se refirió a Murcios ( verbo Murciar = Hurtar o robar. ) y no a Murcianos.
      Dicen de los Aragoneses que sois cabezones y una gran familia, vamos, que sois todos hermanos, primos, tíos, ect,. Con tanta mezcla entre familiares, no me extraña que haya tanto gilipollas como tú.
      P.D.- Revisa tu texto, paleto. No puedes decir que hablan mal los Murcianos y cometer faltas ortográficas mientras lo escribes. TONTACO

      Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s